Billy

Desde 1999 - Hasta 2012

Billy

Mi querido y adorado Billy

Mi Billy, uno de mis tres chiflados y mi fulo bello.

No sabes el vacío y dolor que queda en mi corazón al verte partir. Van pocos días y me
sigue doliendo como el primero. Y al igual que a mi sé que en la casa todos te extrañan.

Te vi nacer, crecer y envejecer. Pasamos casi 13 años juntos y siempre fuiste un
compañero y amigo fiel en todo momento.

Hoy puedo recordar todas las travesuras que hacían de pequeños tu y tus dos hermanos.
También que estando yo dormida en el sofá me dabas la pata para que me despertará y
te acariciará, te acostabas encima de mis pies o zapatos y me seguías por toda la casa
o por donde fuera que yo caminará y además podía poner mi cabeza sobre tu pancita
cuando me acostaba en el piso y eras como mi almohadita peluda. Tantos recuerdos
y memorias gratas que nunca voy a olvidar y en mi corazón siempre tendrás un lugar
muy especial e irremplazable.

Todavía cuando estoy en la casa con tus hermanos siento que estás aquí conmigo. No
te puedo ver pero es un sentimiento extraño que nunca voy a poder explicar. Tú eras
mi compañerito en todo momento. Ese deseo de siempre estar conmigo hasta cuando te
enfermaste de cáncer.

En un abrir y cerrar de ojos, te enfermaste. No estaba preparada para dejarte ir, creo
que nunca lo hubiera estado. Lamentablemente tu doctor me dijo que no sé podía hacer
nada y ya estabas sufriendo mucho así que tuve que tomar una decisión que nunca
hubiera querido tomar. Fue un dolor tan grande y una despedida tan triste que no pude
parar de llorar pero sé que algún día nos volveremos a ver.

Te quiero y extraño tanto mi fulo tantos años de memorias inolvidables pero sé que
estas descansando en paz y cuidándonos a todos desde el cielo. Espero que hayas sido
feliz porque a nuestra familia nos trajiste una inmensa felicidad.

Te quiere y extraña siempre tu mami María Alejandra