Andy

Andy

Andy,

Te llevaste el sol, y la casa no es la misma sin ti. Dejas al viejo solo y
aun no sé como asimilara tu larga ausencia. Extraño tu compañía cada mañana
al despertar, y tus besos al acostarme. Al trabajar aun miro a ver si estás
ahí como siempre, luchando con el sueño con tal de no dejarme sola e irte a
dormir conmigo.. Al llegar tengo la sensación de que me esperas detrás de la
puerta para confesar alguna travesura, y cuando no te veo rompo en llanto,
pero te prometo que voy a tratar de no llorarte más, porque sé que eso te
entristece. Espero en Dios que pueda volverte a ver y cuando me toque partir
estés ahí como siempre para acompañarme en el camino... Hasta ahora no he
tenido valor para acercarme o llamar pero mañana agradeceré a tus doctores
por todo cuanto hicieron por salvarte.

.. Buen viaje chiquitín, te queremos con el alma, te recordamos siempre, y
te llevaste parte de nuestro corazón, esa parte que siempre será tuya.
Gracias por tanto cariño, por la dicha que fue tenerte y por todos los
buenos ratos..

Tu familia.